Cuando pensamos en el destino ideal para nuestras vacaciones o viajes, en seguida nos vienen en mente las playas paradisiacas, los paisajes naturales y montañas más conocidas o las grandes capitales. Muchas veces lo que vemos o escuchamos de un país en los medios de comunicación es información parcial y no corresponde en absoluto a la totalidad del territorio, por ello hay muchos lugares que teniendo grandes cosas que mostrar pasan desapercibidos, sin que muchos hayan escuchado ni siquiera sus nombres.

National Geographic ha hecho una lista de 10 lugares que absolutamente merecen ser más visitados, agarra el mapa y no pierdas detalle.

1. Lesotho

Muchos de los viajeros visitan Sudáfrica por sus vinos o playas, pero pocos se aventuran tierra adentro hacia el país sin litoral de Lesotho (rodeado por todos lados por Sudáfrica) Es una lástima, como Lesotho, con su altitud y unos trescientos días de sol al año, es uno de los mejores destinos de África para los viajeros de aventura y sin embargo pasa inadvertido. El Parque Nacional de Tsehlanyane o la estación de esquí en Oxbow (una de las pocas estaciones de esquí de África) son sólo ejemplos de lo que  ofrece este país, por algo es llamado «El reino de la montaña»

2. Egipto

Egipto está en una lista de «prohibido-ir» para muchos viajeros preocupados por el terrorismo y el caos reinante en la ciudad, sin embargo,la violencia contra los turistas es relativamente rara. Los viajeros pueden apoyar a los damnificados mediante la contratación de un local para una visita personalizada. No podemos olvidar que las mujeres deben tener siempre más cuidado , sobre todo  con la forma de vestir por tratarse de un país de religión musulmana con un fuerte machismo, aún así merece totalmente la pena.

3. Mongolia

Con sus impresionantes estepas y su fuerte tradición de la hospitalidad , Mongolia es uno de los mejores destinos en la tierra para el viajero aventurero que disfruta al aire libre. Tomar el legendario Trans-Siberiano Express en todo el país, o aprovechar al máximo sus impresionantes vistas haciendo lo que los lugareños hacen montando a caballo son experiencias únicas. Durante la temporada de las fiestas de Naadam en junio se pueden  presenciar espectáculos vertiginosos de los tres deportes «varoniles»: tiro con arco, paseos a caballo y lucha libre.

 

4. Turquía

Desde la serie de atentados en Estambul hasta la inestabilidad a lo largo de la frontera siria, Turquía ha sido presentado  en las noticias  en los últimos años como un punto peligroso. Pero a pesar de la oleada de atención negativa de la prensa internacional, Turquía sigue siendo un destino diverso y fascinante para los viajeros. Los intrépidos deben dirigirse al sureste, uno de los lugares más seguros para experimentar la cultura kurda y siria. En la antigua ciudad de Urfa, una de las ciudades religiosas más conservadoras de Turquía, se puede visitar uno de los bazares más laberínticos y elaborados de Turquía, mientras que la cercana ciudad de Mardin, con sus casas de color arena talladas en roca, o participar en una casa de familia fuera de Urfa en una de las muchas aldeas kurdas donde se puede aprender a hornear pan plano de la forma kurda y preparar platos tradicionales.

5. Filipinas

Como muchos de los países que figuran en nuestra lista, Filipinas ha resistido ataques terroristas en los últimos meses. Pero fuera del archipiélago de Sulu, que está bajo la advertencia de U.S para viajeros, Filipinas no es menos segura para los viajeros que muchos otros destinos en todo el mundo, y el país, tan económicamente dependiente del turismo, necesita visitas. Visitar las playas de arena blanca del país, o lugares de interior tan imponentes como Banaue y Batan. Recorrer las terrazas de arroz de dos mil años ( patrimonio mundial de la UNESCO)  y compartir con las tribus que habitan los alrededores son experiencas invaluables.

6. Guyana

Ubicado al este de Venezuela, al norte de Brasil, Guyana -uno de los países más pequeños de América del Sur- es también una de las visitas más importantes del continente. El país recibe sólo 3.000 turistas al año, pero sus paisajes naturales increíblemente intactos (el país es cerca de 80 por ciento de la selva virgen). Combinando influencias tanto de Sudamérica como del Caribe, Guyana es cultural y naturalmente rica: Ir a la capital, Georgetown, para beber ron y escuchar música de Calypso, o  a los 250 metros de altura de las Catarátas Kaieteur, cinco veces más alta que el Niagara.

 

7. Haiti

Haití ha tenido una década problemática. El terremoto de 2010 fue catastrófico, y la presencia del virus Zika ha hecho poco para aliviar las preocupaciones de los viajeros. Pero para los visitantes dispuestos a comprometerse con la cultura e invertir dinero en la economía local, Haití es una de las islas más ecológica e históricamente fascinantes en el Caribe. Salir de las playas para visitar el palacio arruinado del siglo XIX de Sans-Souci y la ciudadela fuera de Milot, hogar del primer rey y reina de Haití: Construido como un símbolo del orgullo negro y la independencia en las secuelas de La revolución contra la ocupación francesa. O visitar Saut-D’eau, una cascada sagrada  en Haití debido a sus asociaciones con la Virgen María del Monte Carmelo.

8. Alaska

A raíz de las prohibiciones de viaje del Presidente Trump, Estados Unidos se ha convertido en un destino menos atractivos para los viajeros en todo el mundo. Hay pocos lugares mejores para celebrar el espíritu independiente del país que las selvas de Alaska. Mientras que muchos viajeros se dirigen al estado para los parques nacionales épicos, el estado también ofrece oportunidades para aquellos interesados ​​en el intercambio cultural, y aprender más sobre la historia nativa de Alaska. Tomar un vuelo a Barrow (nombre indígena Utqiaġvik), una de las comunidades esquimales más grandes de Iñupiat en el área, la mejor época es entre mayo y octubre para que el sol de medianoche nunca se ponga. Los avistamientos de osos polares ocurren, pero los zorros árticos, lemmings y búhos nevados son una cosa segura.

9. Kirguistán

Mientras que Asia oriental y meridional son destinos populares para mochileros, las estepas de Asia Central (lugar de la histórica Ruta de la Seda) en la encrucijada de la cultura asiática y rusa, no son destinos tan conocidos. Lugares de culturas fascinantes donde se puede visitar impresionantes mezquitas y caravasares de la ruta de la seda  en la mañana y beber vodka con extraños en la tarde. Si bien muchos países de la región tienen exigentes requisitos de visado , Kirguistán es bastante sencillo de acceder. El este del país -con el reluciente lago alpino Issy Kul y las montañas cubiertas de nieve de Tian Shan- es la mejor opción para los viajeros amantes del aire libre que buscan combinar la historia con vistas vertiginosas.

10. Moldova

Muchos países de Europa central y oriental han llamado la atención en los últimos años por su comercio del vino, desde Eslovenia hasta Georgia. Recientemente, Moldova,un pequeño país sin litoral enclavado entre Ucrania y Rumania, se ha ganado atención internacional por su floreciente comercio de vino. El país tiene cerca de 367.000 acres de viñedo, y produce unas 124.200 toneladas de vino al año. Visita el elaborado castillo de Cojusna, a las afueras de la capital Chisinau, que se especializa en vino de postre, o alquilar un coche y conducir a través del sureste del país, donde se pueden ver los viñedos de gestión familiar.

Estos lugares representan una oportunidad para relacionarse con culturas y prácticas fuera de la propia experiencia y, no menos importante, Comunidades que más necesitan el apoyo. Si bien es importante tomar siempre un grado de precaución antes de viajar, revisar los avisos de viaje del gobierno, así como noticias sobre el terreno locales, estos diez destinos merecen la atención y la inversión de tiempo y dinero de los viajeros dispuestos a tomar un poco de riesgo y algún kilómetro extra.

 

#Viaja en Modo lluqi