Resultado de imagen de pichilemu

 

Pichilemu tiene el ambiente de una ciudad pequeña combinado con un encanto rústico y rural que engancha al visitante. Acá la atmósfera es tranquila y sin preocupaciones, pero a la vez hay presente un espíritu rebelde envuelto con la onda juvenil del surf que se traduce en noches divertidas de puro carrete. A continuación, destacamos las mejores atracciones de esta ciudad única.

1. Surf

Primero y ante todo, Pichilemu es famoso a nivel mundial por sus fantásticas olas azules y feroces. Campeonatos internacionales y nacionales de surf invitan a los reyes de las olas exhibir su destreza ante un público alucinado. Este es un espectáculo interesante tanto para los que saben de la ciencia del surf como los que jamás se han subido a una tabla.Si no eres un sirfista experto hay que señalar también que Pichilemu también tiene varias playas como La Puntilla y Punta de Lobos que son aptas para los principiantes y ofrecen un día de aprendizaje y, como siempre, liberación de la rutina diaria.

Resultado de imagen de surf pichilemu

Tarifa arriendo de equipo completo (traje, botines, y tabla): $10.000 aprox. Precios por clase (individuales/ grupales) variables según número de participantes y número de sesiones solicitadas.

2. Cabalgatas

¿Sueñas con algo idílico como cabalgar en la playa? ¡Estas escenas no son solamente para películas y comerciales, en Pichilemu están al alcance de todos! Es más, la ruta pasa también por un lago y un bosque, de modo que estás completamente integrado en la naturaleza y la vida de huaso. Puedes encontrar los caballos listos para empezar al fondo (norte) de playa principal. La tarifa para un paseo de una hora sale a unos $5.000, pero puedes concertar un precio y duración que sea a tu medida. Otra característica de la ciudad es que los carruajes son tan comunes como los colectivos y taxis así que puedes aprovechar de esta opción diferente para moverte dentro del centro.

Resultado de imagen de paseos a caballo por la playa chile

3. Pesca y Marisquerías

El mar está siempre presente en Pichilemu y esto atrae a muchos aficionados a la pesca deportiva. También garantiza que en los restaurantes locales haya pescados y mariscos frescos exquisitos. También es un lugar excelente para saborear clásicos chilenos como el pastel de jaiba o la paila marina. Hay varios restaurantes, como “El Alero” y “Costa Luna”, que disfrutan además de vistas al mar lo cual añade otra dimensión al ambiente. La oferta gastronómica de la ciudad también incluye las muy queridas empanadas, siempre una opción barata y sabrosa que se encuentran en lugares como “La Casa de las Empanadas”.

4. Música y fiesta

De la mano de la onda surfista viene la onda musical. En Pichilemu organizan varios eventos de música en vivo y a menudo el escenario es Punta de Lobos.  Además de los conciertos habituales, Pichilemu ofrece una vivaz vida nocturna con bares, como el “Pepe Cuervo”, y grandes discotecas con buen carrete, como el divertido “Club 127” o el “Waitara Club” con muy buena onda y vistas al mar.

Resultado de imagen de carrete pichilemu

5. Si el surf no es lo tuyo

Si el surf no es lo tuyo, en Pichilemu hay entretenidos paseos para perderse y pasar el día sin tocar una tabla. El Parque Ross y sus alrededores son de esos lugares imperdibles, que evocan el glamoroso pasado del pueblo, así como la ex estación de tren; una bonita construcción de madera, en plena calle Aníbal Pinto, declarada monumento nacional en 1994. Hoy funciona como oficina de turismo.

Miércoles y sábado por la mañana se instala en el centro una multicolor feria de abastos, que ofrece frutas, verduras y ropa

Ruta de la sal

Para escapar del viento que a ratos azota o simplemente buscar alternativas distintas al clásico paseo de disfrutar el atardecer en Punta de Lobos -con surfistas corriendo olas-, la ruta de la sal es un entretenido panorama para conocer algunas de las tradiciones vivas más importantes de la zona. 15 km al sureste de Pichilemu, a través de un bonito camino, ideal para recorrer en auto o bicicleta de montaña, se llega a Cáhuil, un pueblo rural donde sus habitantes mantienen el oficio precolombino de las minas de sal. A orillas del estero Nilahue se distinguen las salinas, pequeñas lagunas de agua dulce que al subir las mareas se cubren de agua de mar.

Resultado de imagen de salinas pichilemu

En la desembocadura del mismo estero Nilahue  se forma la laguna Cáhuil,donde se ven cisnes de cuello negro, garzas y gaviotines recorriendo el humedal. Pero desde hace un par de años, nuevos inquilinos comenzaron a llegar: los fanáticos del stand up paddle surf, también conocido como sup. Es una variante del surf, que se practica en mar o aguas calmas, con una tabla más grande que las usadas para correr olas, y un remo de fibra de vidrio y carbono. muchos adeptos se organizan en travesías grupales para recorrer el estero en toda su extensión, en distancias que superan los 16 km. Desde el agua, la vista es espectacular y los cisnes se acercan curiosos a investigar quiénes son estos nuevos habitantes de la laguna. Llegando al estero y bajo el puente, hay puestos de comida chilena, artesanía y sal.

 

El recorrido patrimonial sigue hasta Ciruelos. No dejes de visitar la recién reconstruida parroquia de San Andrés, restaurada luego del terremoto de 2010, y conocida por ser el lugar de bautizo de José María Caro, el primer cardenal de la iglesia católica chilena. Algunos de sus objetos personales se exhiben en el pequeño pero interesante Museo del Niño Rural, además de piezas precolombinas y algunos vestigios del ferrocarril que conectaba San Fernando con Pichilemu.

 

En las localidades de Copao y Pañul encontrará casas en las que se trabaja y vende artesanía en arcilla, que se extrae y procesa en el lugar. La visita vale la pena por la impresionante vista sobre las quebradas y los bosques  . Todos estos pueblos, además de Barrancas y el molino de agua de Rodelíllo son paseos muy entretenidos.

TIPS

  • Sus playas son aptas para los deportes acuáticos, en especial el surf, pero sus aguas heladas hace que no sea muy agradable sumergirse en invierno, por lo que recomendamos llevar traje de goma para no perderte sus magníficas olas
  • Recuerda que Pichlemu es destino Lluqi, viajar sin pagar alojamiento es posible

Fuente: Qué hace en Chile , Diario La Tercera