Para llegar allá tienen que pasar antes por Salento, un pueblo típico y turístico ubicado en la zona cafetera, en el departamento de Quindío, antiguo y colorido. Puedes encontrar casas y calles que te van hacer sentir la época de los 50’s.

Vale la pena conocer la Calle Real, dónde queda el comercio, cómo artesanías, dulces y al final subes una escalera dónde vas a encontrar un mirador. Vas a poder admirar la ciudad y ver un atardecer lindo.

La plaza principal dónde encuentras una estatua de Simón Bolívar es un lugar bueno para tomar fotos, caminar, comer buñuelos, pan de yuca y empanadas con tinto (café) de calidad, ya que es endulzadado con caña de azúcar.

Después de haber conocido Salento, puedes tomar un jepp que cuesta 4 mil pesos (R$4) y llegar al parque. Allá es inmenso, 360 grados  de la más pura belleza otorgada por la madre tierra, y si tiene tiempo pueden pasar más de un día para admirar.

Ahí haciendas dónde puedes acampar o dormir en cuartos privados, compartidos o cómo quieras. Los paseos por lo general se hacen caminado o algunas partes en caballo.
Existe una ruta por la finca La Montaña que el ingreso cuesta 3 mil (R$3), ese camino te lleva a una casa en la altura dónde se mira algunos colibríes contribuiendo 5 mil (R$5) y te dan una bebida que puede ser café, chocolate, agua de panela o gaseosa.

Fotos: @caminofugazz